CATADOR SIGUE AISLADO POR MIEDO A PERDER EL OLFANO ANTE EL COVID

El reconocido experto, Blair Bowman, relató su caso, en el que suspendió viajes por el mundo y visitas a cantinas y restaurantes en Escocia.




El destacado catador de whisky Blair Bowman teme que un contagio de covid-19 le provoque anosmia y ageusia, las cuales provocan alteraciones en el olfato y gusto, dos sentidos esenciales para su actividad, por lo que hasta hoy vive encerrado en su casa, en Edimburgo, Escocia, limitándose a salir brevemente. Según relata a BBC, lleva esa situación desde marzo del año pasado, con la ahora autorestricción de salir únicamente a pasear y hacer compras semanales, mientras antes de la pandemia del coronavirus se dedicaba a recorrer el mundo en eventos de corporaciones.


"Por el momento, los riesgos son demasiado altos para mí", dijo Bowman a la estación radial de la cadena británica, describiendo él mismo su caso como algo "muy surrealista". Agregó que "he tomado esta decisión y he llegado a la paz con eso. Estoy haciendo lo correcto para mí y para los demás. Todavía existe un riesgo, a pesar de estar doblemente vacunados. Todavía podemos propagar este virus entre nosotros". Si situación no deja de ser llamativa, no solamente porque Escocia, durante varios meses anteriores, relajó varias medidas, sino también por la situación que hoy pasa Reino Unido, ante una nueva ola de contagios y la llegada de la variante ómicron del covid-19. El especialista en alcohol tiene 31 años y hasta ahora su actividad la lleva haciendo en línea, donde principalmente obtiene barricas viejas y curiosas, las cuales son llevadas a sus clientes para que se realicen eventos de degustación.


Asegura que, pese a las condiciones actuales, "mi negocio está prosperando, en realidad está creciendo dramáticamente, porque puedo hacer mucho a través de Zoom". "Soy muy afortunado de hacer un trabajo que me encanta, que es olfatear y degustar whiskies y trabajar con clientes y asesorar sobre proyectos en todo el mundo. Mi vida es en gran medida un mundo virtual y lo ha sido desde que el resto del mundo comenzó a desbloquearse. También sostiene que ha tenido que "rechazar docenas" o "probablemente cientos" de propuestas de negocios, las cuales están vinculadas a de eventos, los cuales precisamente son de degustación. Ahora, lleva más de 20 meses sin ingresar a una cantina o restaurante y a eso se agrega que sus viajes a Noruega, Japón, Macao, Ghana, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos y China tuvieron que ser suspendidos tras revelarse la pandemia del coronavirus. "Simplemente no puedo hacer eso y no planeo hacerlo en el futuro cercano hasta que la ciencia sea muy clara sobre los riesgos. La idea de ir a una cena, una cena de premiación o una gran reunión simplemente no me funciona en absoluto en este momento. Me sentiría increíblemente incómodo con eso debido a la cantidad de riesgo", comentó al medio británico. Recalcó que "no quiero correr un riesgo que pueda poner en peligro mi sentido del olfato, que es tan importante para mi sustento", afirmando que está junto con su pareja, quien también realiza sus actividades en línea tras el covid-19 en el mundo.


Fuente: Milenio

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo