• emilianopugacachon

CADA PAÍS DEFINE EN QUÉ USAR LOS ACTIVOS QUE DARÁ EL FMI, CONFORME A SUS NORMATIVAS: EXPERTOS

#Economia #FMI #Transacciones

Los Derechos Especiales de Giro no son una moneda; son un activo de reserva internacional creado en el FMI para realizar las transacciones financieras entre los miembros; su valor se ajusta diariamente en función de los tipos de cambio de cinco divisas: el dólar estadounidense, el euro, el yuan chino, la libra esterlina y el yen japonés.



Los países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) son los que deben determinar cómo utilizar los Derechos Especiales de Giro (DEG) que asignará el Fondo Monetario Internacional (FMI) que entran en vigencia hoy, explicaron funcionarios del organismo.


“Corresponde a las disposiciones legales e institucionales internas del país, determinar qué institución registra los DEG en su balance y quien es responsable de decidir como se utilizan”.


Los funcionarios del organismo explicaron a El Economista que la transferencia de DEG por el equivalente a 650,000 millones de dólares, “es gratuita y no debe documentarse como un pasivo”.


Esto porque cada país representado en la Junta de Gobernadores accedió a reducir sus tenencias de DEG en el organismo, es decir, sus ahorros propios acumulados en el Departamento de DEG que forma parte del FMI.


La Junta de Gobernadores del FMI, que son los representantes de los 190 países miembros, aprobó la asignación general de DEG el pasado 2 de agosto, con el objetivo de apuntalar la liquidez en el mundo.


Los DEG no son una moneda; son un activo de reserva internacional creado en 1969 para complementar los otros activos de reserva que tienen los países, como las divisas y el oro en el FMI y para realizar las transacciones financieras entre los miembros. Su valor se ajusta diariamente en función de los tipos de cambio de cinco divisas: el dólar estadounidense, el euro, el yuan chino, la libra esterlina y el yen japonés.


Su cotización cambia diariamente y está disponible en la portada de la página principal del FMI, actualmente cotiza a alrededor de 1.42 dólares.


Distribución proporcional


Tal como lo explicó el FMI en el memorando sobre la asignación histórica, el 42% del total de los DEG que se distribuirán desde hoy llegarán a los países y mercados emergentes y en desarrollo, donde también se encuentran los países de bajo ingreso.


Los activos de reserva que registrarán los países emergentes tras esta asignación son equivalentes a 275,000 millones de dólares.


Conforme las reglas establecidas por la Junta de Gobernadores del organismo, donde participó México, la distribución de los recursos será proporcional a las actuales cuotas que paga cada miembro al organismo.


Por ejemplo, la cuota de México ante el FMI equivale a 1.91% del total aportado por los 190 países miembros y la inyección de DEG que recibirá el es equivalente a 12,200 millones de dólares.


Los activos llegarán a los miembros en DEG y para hacerlos líquidos, si es la decisión de las tesorerías de los países, deben cambiarlos con otros bancos centrales por la divisa requerida.


De otro modo, los DEG asignados quedan en la reserva del banco central y se documentan como un aumento de activos.


El Departamento de DEG


Las cuotas que paga cada país miembro al organismo están fijadas en DEG y en ese mismo activo determina el FMI los financiamientos que otorga a los países.


La tasa de interés de los DEG es de aproximadamente 0.05%, revelaron los funcionarios consultados.


Así por ejemplo, la cuota que paga México al organismo representa 1.91% del total o bien, 8,912.7 millones de Derechos Especiales de Giro.


Estos activos son depositados en el Departamento de DEG del FMI, en una cuenta a favor de México, y el Fondo otorga intereses por la tenencia de los DEG a cada miembro y cobra a su vez por las asignaciones de éstos a cada miembro.


Siguiendo esta tendencia, la Línea de Crédito Flexible que tiene contratada México en el FMI, está fijada en 31,528 millones de DEG que representan aproximadamente 61,000 millones de dólares.



Fuente El Economista

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo