• José Antonio Moreno

EMPATE EN MONTERREY, TIGRES Y RAYADOS 1-1


Los Felinos y La Pandilla empataron 1-1 en un partido intenso en el que cada equipo acabó con 10 jugadores en el campo


Foto Notimex

MONTERREY.

La noche en San Nicolás de los Garza fue todo menos fría. Si bien el termómetro rondó los dos grados centígrados, la calidez del buen futbol y un ambiente excepcional en el estadio Universitario hicieron que las sensación térmica pasara a segundo plano. Rayados y Tigres empataron a un gol en el partido de ida de la primera final regiomontana de la historia, con un desempeño que dejó un grato sabor de boca.

Tigres saltó inspirado a la cancha con el gran apoyo que recibió desde la tribuna e incluso desde que se asomó por los alrededores del estadio. Su gente le preparó un recibimiento de postal que será recordado por mucho tiempo, entre bengalas, banderas gigantes, humo y toneladas de papel picado.

Pero Rayados no se espantó con el escenario. Intensidad, orden y cabeza fría para poner el juego a su favor. Nicolás Sánchez apaciguó los ánimos de una afición universitaria que gritaba y brincaba de forma sincronizada con un tanto que celebró de manera desquiciada. A los tres minutos, el central argentino rozó el balón en un tiro de esquina para mecer las redes. El portero Nahuel Guzmán hizo contacto con el esférico cuando ya había rebasado la línea de gol.

Con información de Excelsior


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo